665 217 620

Avd Pablo Gargallo, Acceso por Andador Ignacio Menaya, local 18 50003 Zaragoza

rafael@rafaelborruel.com

Servicios de fisioterapia

Formulario de contacto

Osteopatía

Fisioterapia

Drenaje linfático manual

Masaje descontracturante

Dolor Miofascial - Punción seca

Neurodinámica clínica

Kinesiotaping 

Técnicas manuales deportivas

Fibrólisis diacutánea

Terapia cráneo-sacra

Inducción miofascial

Vendaje funcional

Electroterapia

crioterapia

reeducación postural

espalda sana,

termoterapia,

ultrasonoterapia, etc

 

Servicios de osteopatía en Zaragoza

 

OSTEOPATÍA

 

La osteopatía junto con la fisioterapia es la mejor manera de abordar cualquier problema o dolor músculo-esquelético de cualquier paciente, bien sea niño, joven, adulto o anciano. Es una filosofía de tratamiento que busca el origen real del problema o dolor, para poder ofrecer la máxima calidad asistencial y terapéutica en el menor número de sesiones con la mayor rapidez posible.

 

La osteopatía es una medicina y terapia manual holística, esto quiere decir, que se contempla todo el cuerpo como una unidad y no por partes, destaca el concepto de la unidad en la salud y la enfermedad, la interrelación entre la estructura y la función y contribuye a la intrínseca capacidad del organismo para curarse por sí mismo.

 

 “Nuestra naturaleza es la medicina para nuestra enfermedad” Hipócrates.

 

El objetivo del terapeuta es rearmonizar las relaciones de movilidad y de fluctuación de las estructuras anatómicas; es decir, intervenir sobre las disfunciones para facilitar que los mecanismos propios de equilibración de sus funciones recuperen la salud del individuo. “El cuerpo tiene que tener en el todo lo necesario para funcionar correctamente” (A.T.Still)

 

La osteopatía considera indispensable para la salud la movilidad de todos los tejidos del cuerpo, ya sea una articulación, un músculo, el tejido de una víscera, los huesos del cráneo… y cuando un tejido pierde la movilidad normal, aparecen los dolores y síntomas en otra parte del cuerpo que está intentando suplir la falta de movimiento que se ha producido, afectándose la globalidad del sistema y perdiendo su equilibrio.

 

La ciencia que desarrolla la osteopatía también comprende los conocimientos comportamentales, químicos, físicos y biológicos relativos al restablecimiento y a la preservación de la salud, también en cuanto a la prevención de la enfermedad y al alivio del enfermo.

 

La osteopatía se podría clasificar en tres ramas, en función del abordaje que se hace sobre el cuerpo, aunque al estar interrelacionadas el éxito reside en el buen juicio y complementación de las mismas:

 

Osteopatía estructural: propia de músculos, huesos, articulaciones, tendones, ligamentos, etc. Es la más conocida por sus manipulaciones.

 

Osteopatía visceral: el ajetreado estilo de vida que impera en la sociedad nos lleva a descuidarnos: dormir menos, comer peor, estresarnos más,  tener ansiedad y otros trastornos emocionales y propios de la biología de cada uno, generan disfunciones sobre nuestras vísceras: estreñimiento, trastornos digestivos, acidez, reflujo gastroesofágico, digestiones lentas y pesadas, hernia de hiato, dismenorrea…

 

Osteopatía craneal: encargada de valorar, diagnosticar y tratar las restricciones de movilidad de los huesos del cráneo y su relación con la membrana (duramadre) que recubre el cráneo y recorre la columna hasta el sacro-cóccix. Interviene sobre disfunciones como migrañas, cefaleas, vértigos, mareos…