LUNES-VIERNES 9:00 h - 22:00 h ininterrumpido

Tratamiento corporal

CONTRACTURAS
O DOLOR MUSCULAR

¿Qué es una contractura muscular?

Una contractura muscular es la contracción permanente e involuntaria de un conjunto de fibras musculares que provocan dolor.

¿Qué síntomas provoca una contractura muscular?

El principal y más conocido es el dolor muscular provocado por la contractura. Éste puede ser local (en la misma región de la contractura) o referido (a distancia de la contractura).  Además, otros de sus síntomas son rigidez muscular y/o articular; pérdida de flexibilidad; impotencia funcional (pérdida o alteración de la función motriz); descenso de la fuerza muscular; alteración de la postura correcta (postura antiálgica que se adopta para “disminuir la sensación dolorosa”) y disminución de la movilidad.

¿Cómo se produce y por qué es importante acudir a un fisioterapeuta?

El músculo, como cualquier otro tejido u órgano, necesita una correcta irrigación sanguínea; es decir, tiene que recibir un aporte sanguíneo adecuado para oxigenarse, nutrirse y eliminar productos de desecho. Y cuando no es así, se forma la famosa contractura.

El origen de las contracturas puede ser muy diverso. A continuación, mencionamos las siguientes:

  • MALAS POSTURAS: Estas contracturas posturales se producen de forma lenta y progresiva por malas posturas o gestos mal hechos. Como por ejemplo, trabajos en oficina con ordenador y mucho tiempo sentados).
  • GESTOS REPETITIVOS (como los que se producen en las cadenas de montaje o en las oficinas con el uso continuado del ordenador).
  • ACTIVIDAD DEPORTIVA INTENSA O EXCESIVA.
  • ACORTAMIENTO MUSCULAR (cuando una cadena muscular, es decir, la continuación fascial de un conjunto de músculos, provoca una disminución en el rango de movilidad debido a su falta de elasticidad).
  • DISFUNCIÓN BIOMECÁNICA (cuando tenemos alguna lesión articular, un bloqueo articular, artrosis o artritis; en definitiva, una alteración en la movilidad de una o más articulaciones).
  • CONTRACTURAS POSTRAUMÁTICAS O DEFENSIVAS: son las que se producen tras un golpe fuerte. Como respuesta el sistema nervioso activa la musculatura cercana para proteger las estructuras sensibles.
  • UNA RADICULOPATÍA O DISCOPATÍA: que por mecanismos neurogénicos provoca fuertes contracciones musculares de la espalda.
  • UNA SOBRECARGA MUSCULAR por un SOBREESFUERZO o mal acondicionamiento físico (por ejemplo, cuando cogemos más peso del debido).
  • El ESTRÉS EMOCIONAL Y PSICOLÓGICO, como la ansiedad, la depresión y la tensión puede causar una serie de reacciones en el cuerpo que afectan al sistema nervioso causando dolores y contracturas muscular.
  • e incluso el DETERIORO musculoesquelético PROPIO DE LA EDAD AVANZADA.
  • DESHIDRATACIÓN, FALTA DE MAGNESIO Y POTASIO. Las células musculares necesitan agua, glucosa, sodio, potasio y magnesio.
  • EXCESO DE SEDENTARISMO. La falta de tonificación muscular por inactividad también es enemiga de la buena salud de la espalda.
  • Contracturas por HIPOTONÍA: Suceden cuando el músculo está débil y le solicitamos una contracción más fuerte, se produce una contractura para evitar la rotura de fibras. Estas se suelen producir con la práctica deportiva.

"Mens sana
in corpore sano"

¿Cómo tratamos las contracturas en nuestra clínica de fisioterapia?

Punción seca: para liberar los puntos gatillos o nudos que producen el dolor muscular.

Técnicas osteopáticas: para restaurar la funcionalidad tanto biomecánica como del sistema nervioso.

Ganchos o fibrólisis diacutánea: Cuando se forma adherencia del tejido cicatricial debido a la falta de movimiento, se forma una cicatriz que limita el movimiento.

Masoterapia (masajes): para mejorar la fisiología muscular; es decir, aumentar el aporte sanguíneo para la oxigenación y nutrición muscular.

Estiramientos: cuando existe un acortamiento muscular concreto o de una cadena muscular.

Actividad física (ejercicio terapéutico o adaptado a las condiciones físicas del paciente): para favorecer el correcto tono muscular, aumentar el aporte sanguíneo, fortalecer músculos inhibidos o atrofiados, mejorar las vías Neuro-Musculares, la interrelación entre el sistema nervioso y el sistema muscular.

Kinesiotaping-Vendaje Neuromuscular: como ayuda para relajar o tonificar un musculo.

Calor local: provocando una vasodilatación local, llevando más sangre al músculo hipóxico por la contractura.

Pero no podemos olvidar que quien padece la lesión es el paciente

Se trata de una persona sintiente que vive una serie de circunstancias cuya afección puede estar influenciando su dolor. Por lo tanto, es imprescindible: ENTENDER AL PACIENTE: un acercamiento siguiendo el modelo biopsicosocial; es decir, tener en cuenta los factores biológicos, psicológicos y sociales del paciente.

BIOLOGICOS: edad, género, genética.
Calidad de los tejidos  |  Fuerza muscular  |  Condición física  |  Lesiones anteriores  |  Enfermedades

PSICOLOGICO: salud mental.
Ansiedad/depresión  |  Creencias y actitudes  |  Miedos y esperanzas  |  Estrategias de gestión de estrés  |  Autoeficacia/Lotus de control

SOCIALES: Relaciones interpersonales.
Satisfacción laboral  |  Situación familiar  |  Estatus socioeconómico  |  Dinámicas de soporte social

¿Qué tipo de lesiones o dolores puede provocar una contractura si no se pone una solución?
Puede ocasionar dolor en cualquier parte del cuerpo. Lo más común, son los dolores de espalda; es decir, contracturas en las cervicales y en las lumbares, pero cualquier músculo estriado es susceptible de sufrir este problema. También es frecuente que ocasione cefaleas tensionales, que es el dolor de cabeza producido por los puntos gatillos de los músculos de la parte cervical, mandibular y craneal; así como dolores de espalda en la región dorsal e interescapular (entre los omóplatos o comúnmente denominados paletillas) y en las extremidades.
¿Cómo prevenir una contractura?

Para prevenir el dolor muscular o contractura lo principal es actuar sobre el origen. Para ello es esencial entender al paciente desde el modelo biopsicosocial para adaptar el tratamiento a las necesidades del paciente. Otras recomendaciones a tener en cuenta:

  • Buena higiene muscular: hábitos como los masajes y ejercicio adaptado a las condiciones físicas.
  • Evitar movimientos repetitivos: si no es posible, por trabajo u otros motivos, se recomienda parar cada dos horas para realizar estiramientos durante cinco minutos en la zona más afectada por la repetición.
  • Tener una correcta postura y un buen material (silla, colchón, etc.).
¿Puede influir la salud bucodental o la mandíbula en mis dolores musculares?
Sí, la salud bucodental puede originar contracturas. Además de las contracturas típicas, descuidar la salud bucodental puede originar contracturas musculares en cuello y espalda y producir dolores de cabeza. El Síndrome Ocluso postural, es un cuadro clínico que se caracteriza por un conjunto de síntomas como contracturas musculares en cuello y espalda, así como dolores de cabeza a lo largo del día. Esto está relacionado con alteraciones en la posición de los dientes, en el tono de la musculatura de la mandíbula y la propia articulación temporomandibular. Esto produce una disfunción postural ya que los dientes desalineados provocan que se transmita un desequilibrio a la musculatura que rodea la boca y ésta a la columna vertebral, especialmente a las cervicales.
¿Puede ocurrir a cualquier edad?

Sí, una contractura muscular se puede dar a cualquier edad. Es más probable que ocurra en adultos por la alteración en los correctos hábitos de vida y la obligación laboral que en muchos casos hace que se pasen muchas horas sentados frente al ordenador o realizando cargas muy pesadas, repetitivas e incluso en malas posturas.

¿Qué profesionales lo tratan?
Las contracturas musculares se tratan por fisioterapeutas titulados y colegiados y/o osteópatas con formación reglada.

Fisioterapia-Osteopatía Rafael Borruel

Avda Pablo Gargallo, local 18
50003 Zaragoza
(acceso por Andador Ignacio Menaya)

Síguenos:

© 2021 Fisioterapia Rafael Borruel   |   Desarrollo  Jiménez Carbó