LUNES-VIERNES 9:00 h - 22:00 h ininterrumpido

Migraña y fisioterapia

COMO TRATAR LA MIGRAÑA CON LA FISIOTERAPIA

La migraña, también conocida como jaqueca, es el dolor severo, incapacitante, de carácter pulsátil u opresivo, que afecta generalmente a un lado de la cabeza (hemicraneal) aunque también puede repercutir sobre todo el cráneo; siendo característicos y reconocibles tanto el aura (esa sensación de presión extra craneal previa al dolor fuerte) como el dolor retro ocular (dolor en el ojo o detrás del mismo). En ocasiones, se acompaña de náuseas y vómitos, así como de intolerancia a la luz y ruidos fuertes (fotofobia y fonofobia respectivamente).
Sin entrar en muchos más detalles sobre las características de la migraña y su diferencia con la cefalea tensional, que podéis encontrar en el apartado de lesiones; vamos a desengranar los mecanismos y tratamientos que empleamos en la clínica de fisioterapia.

 

¿POR QUÉ SE PRODUCE LA MIGRAÑA?

Sabemos por la literatura científica que la migraña es más frecuente en mujeres que en hombres. También podemos ver ligada esta lesión con disfunciones de carácter hormonal; que en el caso de las mujeres está frecuentemente relacionado con la menstruación.

También sabemos que existe un origen inflamatorio en dicha patología. Mediante el estudio y la experiencia hemos visto una relación entre determinados tipos de alimentos y la migraña. Y también algunas disfunciones y mal funcionamientos del aparato digestivo, así como intolerancias alimentarias, con la migraña.

Existe una correlación clara con la herencia; así como con los cambios de tiempo atmosférico, otras enfermedades, medicación y alteración de la tensión arterial.
Y por último, la causa de las migrañas recurrentes está asociada también a patrones de estrés no adaptativos.

 

ABORDAJE MULTIDISCIPLINAR

Como hemos podido leer en el apartado anterior, las razones que pueden ocasionar este tormentoso problema son muchas y variadas; y pueden aparecer de forma aislada o sumarse entre algunas de ellas en los pacientes, siendo el origen de la migraña. Por tanto, para acertar en la diana de esta patología y por tanto optar a tener el mejor resultado, una de las claves será dilucidar por dónde reside el problema para poder atajarlo en la raíz del mismo.


Y como no puede ser de otra manera, todo empieza con una anamnesis exhaustiva; es decir, una entrevista clínica profunda donde el fisioterapeuta preguntará los antecedentes familiares, enfermedades actuales y pasadas, medicación, estado hormonal, analíticas, lesiones pasadas y/o actuales, accidentes, estilo de vida (actividad física), calidad del descanso nocturno, alimentación, digestiones, actividad laboral y estrés.


Son muchas las preguntas que deben hacerse y muchas las respuestas que el fisioterapeuta ha de procesar para encaminar el tratamiento en una dirección u otra.
Antes de continuar ahondando en el tema, hemos de reconocer las famosas banderas rojas, aquellas que nos suscitan alarma donde el paciente ha de acudir sin dilación al médico para que realice un examen de otra índole. Y también será necesario colaborar con otros especialistas y profesionales sanitarios en aquellos casos en que la fisioterapia por sí misma, no pueda abordar el problema o sea necesario complementarlo con un abordaje multidisciplinar; como por ejemplo, contando con el tratamiento y apoyo de neurólogos, nutricionistas, licenciados en la actividad física, psicólogos y psiquiatras, digestivos, endocrinos.


Con todo lo mencionado hasta ahora, podemos hacernos a la idea de la complejidad de esta patología y la importancia en reconocer las diferencias entre la sintomatología,
su desarrollo y su evolución para abordarla desde un punto de vista acertado.

 

TRATAMIENTO DE LA MIGRAÑA

En cuanto a la fisioterapia se refiere, vamos a trabajar sobre múltiples niveles:

Actividad física: por un lado nos puede interesar que la persona trabaje determinados músculos del cuello y de la espalda para fortalecer y conseguir un correcto tono y control motor.  Como por ejemplo, el trabajo específico en los multífidos cervicales y los suboccipitales. Por otro lado, nos interesa adaptar los ejercicios a las características y estado de salud del paciente para restaurar las funciones neuro-mecano-sensitivas; por decirlo de otra manera, rehabilitar la capacidad del sistema nervioso central con el sistema muscular, ligamentoso y articular del paciente.

Contracturas cervicales: las contracturas de los músculos trapecio, angular, suboccipitales, semiespinoso, largo del cuello entre otros. Estos músculos pueden ocasionar problemas en el funcionamiento biomecánico cráneo-cervical y cérvico-dorsal; y ser responsables también de un desajuste a nivel del procesamiento del dolor en el sistema nervioso central. Empleamos en estos casos la punción seca y la masoterapia como tratamientos estrella.

Tensiones craneales y mandibulares: los músculos maseteros, pterigoideos, temporales, y otras tensiones que pueda haber en el cráneo, han de ser tratadas porque pueden ser responsables del dolor.

Trabajar sobre el sistema diafragmático como puerta a las tensiones de la región abdominal. Y enseñar la respiración abdomino-diafragmática, para la correcta oxigenación de la sangre, y tener los beneficios que nos reporta a nivel del sistema nervioso vegetativo mejorando el estrés.

Postura y ergonomía en puesto de trabajo: con la fuerte introducción de las tecnologías en nuestras vidas, raro es el paciente que no adopta posturas fatídicas para la salud del cuello cuando emplea el móvil, Tablet u ordenador portátil. Por tanto, es necesario corregir esto, ya que pasamos muchas horas cada día, prácticamente todos los días, semanas, meses, años… y para ello, vamos a instruir con el conocimiento de cómo ha de ser la corrección y adaptación en cada caso; tomar consciencia corporal para acordarse a lo largo del día del error postural; y cómo podemos resolverlo en cada situación.

Sistema nervioso central y señal del dolor: identificar y reenseñar las órdenes del sistema nervioso central y el dolor: en ocasiones el problema de la migraña se debe a un fallo en el centro neurálgico que controla el dolor (recuerda que el dolor solo existe en el cerebro). Pudiendo existir un dolor real en el paciente, sin embargo, no existir ningún tipo de daño biológico responsable.

Pautas nutricionales: el chocolate, el gluten, el alcohol, los lácteos, y otros alimentos (dependerá del paciente) pueden estar relacionados con algunas migrañas.

Consejos de cómo llevar un estilo de vida más saludable: desde la mejora del descanso nocturno, la práctica de actividad física diaria, la ingesta adecuada de agua; y la corrección de estilos de vida perniciosos como el sedentarismo, la preocupación excesiva, el tabaquismo, alcoholismo, etc. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fisioterapia-Osteopatía Rafael Borruel

Avda Pablo Gargallo, local 18
50003 Zaragoza
(acceso por Andador Ignacio Menaya)

Síguenos:

© 2020 Fisioterapia Rafael Borruel   |   Desarrollo  Jiménez Carbó